Río Rímac

martes, 14 de junio de 2016

Consejos para cuidar la voz y evitar la disfonía docente. Estrategias para el aula


La voz es uno de los más importantes instrumentos de los docentes, ya que hablamos continuamente con nuestros alumnos en el aula, y es por ello que debemos tener un especial cuidado en ella, para evitar serios problemas de salud. La disfonía es uno de los problemas más comunes que se dan en nuestra profesión, ya sea por una mala utilización de la voz por falta de conocimientos para hablar de manera adecuada sin dañarnos, o por un problema físico. Se define como un “Trastorno momentáneo o duradero de la función vocal considerado como tal por la propia persona o por su entorno”.

Los síntomas más claros que nos indican una posible disfonía son: ronquera, carraspeo, aspereza; cambios del tono de la voz; dolor agudo asociado al uso vocal; y cambios en la habilidad para hablar.