Río Rímac

martes, 8 de julio de 2014

Formación, evaluación y desarrollo profesional de los docentes: ejes clave de las políticas educativas latinoamericanas_Guillermo Scherping Villegas



El Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina SITEAL es un sistema de información de tendencias educativas en América Latina que pone a disposición diferentes recursos orientados al análisis de la relación entre la dinámica social y las prácticas educativas de la región.



El objetivo del SITEAL es hacer un seguimiento del panorama educativo, a la luz de las profundas transformaciones económicas y sociales, contribuyendo así al desarrollo y fortalecimiento de políticas sociales y educativas que garanticen una educación de calidad para todos.



En los diálogos se convoca a diferentes expertos a dar su visión acerca de las principales problemáticas educativas de la región apelando a su experiencia tanto en la investigación como en la gestión de este campo.


En los debates se incluye la producción de un grupo de investigadores sobre un conjunto de datos preparados especialmente por el SITEAL. Estos textos son comentados por otros analistas para generar un intercambio de opiniones sobre el tema analizado.

En esta oportunidad se publica el diálogo con Guillermo Scherping, Profesor de Estado de la Universidad de Chile y director de la Revista “Docencia” del Colegio de Profesores de Chile, es evaluador institucional de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) y consultor del Consejo Superior de Educación, además que ejerce otros cargos.

Guillermo Scherping considera que es preciso mirar al docente desde su labor profesional y no sólo desde los resultados de las pruebas estandarizadas u otras evaluaciones que no están vinculadas directamente con la enseñanza. Sin embargo, a través de los medios de comunicación se tracciona a la profesión docente hacia un rol más de instructor. La evaluación de los docentes debe estar enmarcada en una evaluación del conjunto del sistema educativo. Necesitamos una cultura de evaluación que en lugar de enfatizar el aspecto punitivo, valore la potencia de esta instancia para el crecimiento, para saber cuál es la tarea pendiente y desarrollar políticas en ese sentido. No debemos comprender la evaluación como castigo, sino como posibilidad de desarrollo docente. Lo primordial es concentrar la evaluación docente en lo que es propio de su tarea: la enseñanza.