Río Rímac

sábado, 4 de febrero de 2012

MARCHA NACIONAL DEL AGUA


Marcha Nacional del Agua pide fin del proyecto minero Conga y reconocimiento del agua como derecho humano

Natasha Pitts
Periodista de Adital
Adital
Comenzó este miércoles (1º), en Perú, la Gran Marcha Nacional del Agua. Delegaciones de todas partes del país se dirigieron hacia Cajamarca, de donde partió la manifestación que tendrá una duración de 10 días y finalizará en Lima. Los primeros lugares a ser visitados durante la marcha son las lagunas que el proyecto Conga planea damnificar para extraer oro y cobre.

La gran marcha está siendo impulsada por el gobernador del departamento de Cajamarca, Gregorio Santos, y recibió el apoyo de diversas organizaciones de pueblos indígenas, colectivos de jóvenes, organizaciones mundiales que defienden el agua y el medio ambiente, investigadores y trabajadores peruanos.

El objetivo principal es la defensa del agua y de la Tierra, especialmente la protección de las lagunas que serán afectadas por el proyecto Conga. Con este objetivo, piden la prohibición del uso de cianuro y mercurio en la minería, el fin de las actividades mineras en las cabeceras de cuencas y zonas de recarga hídrica y respaldo a la Orden 036 del Gobierno Regional de Cajamarca, que declara inviable el proyecto Conga. Otro fuerte motivo para la realización de la peregrinación es intentar sensibilizar a la población para que demande al gobierno del presidente Ollanta Humala para que reconozca el agua como un derecho humano.

Los días de marcha estarán repletos de actividades; los principales momentos serán el Foro de Justicia Hídrica, agendado para el día 9, en Lima, y una gran movilización pacífica y festiva por el agua el día 10, también en la capital peruana.

Paralelamente a la marcha, habrá otras actividades de apoyo. En Lima, colectivos de juventud, organizaciones sociales y organismos de derechos humanos realizaron hoy una marcha por las calles para apoyar y celebrar el comienzo de esta manifestación pacífica y democrática. También en Cusco, Espinar, Canchis, Tambo, Arequipa, Tacna, Ancash, Iquitos y otros lugares de las macro-regiones Norte, Centro, Sur y Oriente del país se realizarán concentraciones y movilizaciones.

Con el mismo objetivo de defender los recursos hídricos de la región, cerca de 500 habitantes de Quiruvilca y Santiago de Chuco harán una marcha de sacrificio saliendo de la sierra de la Libertad rumbo a Lima. La acción, que se realizará el próximo viernes (3), busca defender cinco lagunas localizadas en la jurisdicción e impedir que sus aguas sean usadas para beneficiar a la minería.

Los pueblos indígenas amazónicos también están viendo sus tierras y recursos naturales gravemente afectados. El problema de esta población se debe a la presencia abusiva y contaminante de las empresas petroleras. Para luchar contra el intento de dominar las riquezas de la región, la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio) también se organizó para manifestar su descontento. La acción ocurrió este miércoles en la ciudad de Iquitos.

Antes de estas actividades, otras acciones ya estaban en marcha probando que el pueblo de Cajamarca está empeñado en la protección de sus bienes naturales. De acuerdo con informaciones de Magdiel Carrión Pintado, presidente de la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (Conacami), junto con organizaciones del Pacto de Unidad una medida cautelar fue interpuesta ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para proteger la vida y la integridad de las personas, ya que la "defensa del agua es la defensa de la vida”.

Otra medida que está siendo tomada por parte de la Conacami es el intento de crear una Comisión de la Verdad sobre la Minería, que investigue todos los perjuicios causados por las industrias extractivas en los últimos 20 anos.

Proyecto Conga

El Proyecto Conga de la transnacional Newmont-Buenaventura-IFC (Minera Yanacocha) viene causando trastornos a la población de Cajamarca desde el año pasado, porque el proyecto de explotación de cobre y oro hará desaparecer cuatro lagunas ubicadas en las zonas altas de Cajamarca y causará daños ambientales irreparables a la región. La población local teme una emergencia hídrica, ya que buena parte del agua utilizada viene de estas lagunas, localizadas en la cabecera de cuencas.

La aprobación del estudio de impacto ambiental fue uno de los detonantes de los reclamos, dado que éste, incluso habiendo sido cuestionado por el gobierno federal, fue aprobado, incumpliendo la ley peruana que señala que lagunas altandinas, bofedales (zonas inundadas altandinas) y glaciares constituyen ecosistemas frágiles y que pueden sufrir grandes efectos con cualquier intervención.

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com