Río Rímac

martes, 26 de agosto de 2014

Mi primer poema mezclando versos originales de Jorge Luis Borges.


En la noche del júbilo o en la jornada adversa
ni las aguas del sueño ni la estrella
mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte
mi nombre es alguien y cualquiera.
¿Por qué precisa un hombre que una mujer lo quiera? 
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
de los días del hombre y de sus años
que se parece al sueño y al olvido.
Venga una historia de ayer 
la vana superficie de las cosas
el destino no hace acuerdos
del tiempo, de la tierra y del olvido.
Quedan el hombre y su alman.